Enfoque del Mes: Febrero 2017

ENFOQUE DEL MES
Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad; y ¡ay de mí si no anunciare el evangelio! –1 Corintios 9:16
¡Cómo cuesta testificar! Debiera ser tan fácil para nosotros como contarle a alguien la última película que hemos visto, o compartir el último gol espectacular, metido por nuestro jugador favorito. Sin embargo, para la mayoría de nosotros no es fácil. De hecho, es una de las cosas más difíciles que nos ha tocado hacer.
Este mes vamos a observar varias conversaciones que Jesús tuvo con diferentes personas. Veremos lo que platicó con Nicodemo, una mujer Samaritana, y Zaqueo. Tres situaciones diferentes. Podemos aprender de las tres.
A lo mejor nos estamos enfocando en lo equivocado al testificar. Quizás debemos enfocarnos en las cosas positivas que podrían suceder en vez de las cosas negativas. Seguramente el esfuerzo que hagamos por salvar a otro alma del infierno traerá una sonrisa al rostro de nuestro Padre celestial. Seguramente se sentirá orgulloso de nosotros por tomar mas en serio asunto del Reino. Pensemos en la alegría que sentirá la persona cuando Jesús entra en su corazón y le quita todo el peso de su pecado.
La realidad, es que la cosa mas natural para nosotros debiera ser anunciar el evangelio. Yo digo que si estuviéramos viviendo la tremenda aventura que debieramos estar viviendo al lado de nuestro Señor, la gente vendría a nosotros para pedir que les hablemos de nuestra relación con Cristo. ¿Qué piensan?
-Com. Rhino

Write a Reply or Comment

Your email address will not be published.

TOP